Jorge Di Nucci, de Ford, comunicando uno de los planes más antiguos de RSE de la industria argentina

Con la reinauguración de una escuela rural en la quebrada de Humahuaca, en la norteña provincia argentina de Jujuy, Ford Motors Argentina decidió iniciar una etapa de mayor comunicación de sus actividades de RSE. “Queremos empezar a comunicar más lo que estamos haciendo en materia de responsabilidad social”, explicó Rosario Ariganello, gerente de Prensa de Ford, durante un viaje para periodistas organizado por la filial argentina de la automotriz norteamericana a la aldea de Chucalezna, provincia de Jujuy, donde, con apoyo de la automotriz y Jama, la concesionaria Ford local, reinauguraba esa escuela construida y donada por Ford y sus Concesionarios en el año 1977, a partir de un programa de escuelas rurales y de frontera nacido en 1968 que muy probablemente es la más antigua y duradera campaña de responsabilidad social empresaria de la Argentina.

El programa motivó la construcción de más de 40 edificios escolares en casi todas las provincias argentinas. Aquel programa perseguía tres objetivos de vanguardia para la época: la provisión de agua potable, energía eléctrica y diseño de muy bajo mantenimiento. Este nuevo programa de restauración iniciado en 2002, incluye la incorporación de soluciones de seguridad y confort, ambientalmente amigables con el entorno de cada geografía.

El programa se financia con pequeños aportes de cada concesionario por la venta de cada auto. A ese aporte, Ford le agrega un monto similar. Sobre ese monto, la empresa aporta subsidios adicionales, mientras que desde algunas concesionarias agregan el voluntariado y la supervisión de las obras.

El presidente de la concesionaria Jama, de Jujuy, Arturo Lino De Pedro, fue nombrado padrino de la escuela de Chucalezna.

La ceremonia de inauguración, a la que asistieron más de 300 personas en la escuela rural, contó con la presencia de autoridades provinciales, municipales y escolares; la directora de la escuela y el director de Relaciones Institucionales de Ford, Jorge Di Nucci; así como el gerente a cargo de las actividades de RSE de Ford, Carlos Galmarini, además de los periodistas invitados de Buenos Aires para presenciar la obra.

Ford sumó al evento miembros del voluntariado de la empresa, quienes manejaron desde la Planta de Pacheco, provincia de Buenos Aires, hasta la escuela, transportando diversos elementos que fueron donados por los empleados.