Aunque PepsiCo asegura que el cambio estuvo “pensado desde hace algún tiempo”, el anuncio se hizo luego de unapeticiónen el site Change.org lanzada por la quinceañera Sarah Kavanagh, que juntó más de 200 mil firmas y llamó la atención en los Estados Unidos, incluso consiguiendo aparecer en el programa de TV ‘The Dr. Oz Show’ y ser invitada a una recorrida por las oficinas del New York Times.

Luego del incidente, el sitio especializado en relaciones públicas y comunicaciones Ragan.com dio algunos consejos para fidelizar a aquellos públicos que demandan cambios.

Escuche

Está casi garantizado que casi cualquier idea que tome impulso será discutida en los medios sociales, así que prepare alertas para menciones o palabras clave relacionadas con su marca. No deje de chequear qué pasa en los social media; cualquier retraso puede ser costoso.

Sea gentil en la derrota

Incluso antes de anunciar el cambio de ingrediente, PepsiCo dijo: “Apreciamos a Sarah como una fan de Gatorade, y su preocupación ha sido escuchada”.

Como resultado, casi no hubo publicidad negativa para la empresa. De hecho, la reputación de PepsiCo gozó de un saludable empujón mientras tanto grupos ambientales como de interés público aplaudieron su actitud cooperativa.

Comparta sus planes

PepsiCo brindó toda clase de detalles a la publicación Beverage Digest, incluyendo el nombre exacto del “saludable” ingrediente que suplirá al polémico aceite vegetal bromado. Esta información, por supuesto, fue recogida y repetida por muchas de las principales publicaciones de los Estados Unidos, enviando fuerte y claro el mensaje “PepsiCo se preocupa por su salud”.